Historia

Geográficamente el Complejo Educativo Ceferino Namuncurá se ubica en el noroeste de la ciudad de Santa Fe, en una zona periférica inserto en el Barrio Yapeyú. Forman parte del mismo un Jardín de Infantes, una Escuela Primaria diurna, una Primaria Nocturna y una escuela Secundaria orientada y Técnico Profesional. A ello se suma una Biblioteca Pública.Nuestra comunidad tiene una historia cuyas raíces se ubican en el mismo origen del barrio. Surge de la acción de “Obra de Barrios”, prestigiosa Institución fundada y dirigida por Monseñor Antonio Rodríguez que contaba con la colaboración permanente de un grupo de personas de nuestro medio cuyo accionar estaba dirigido a los hermanos de las zonas marginales de la ciudad.

Allá por el año 1953 un grupo de familias, la mayoría dedicada a la pesca es desplazada compulsivamente desde la zona de la Boca del Tigre, en el extremo norte del puente carretero de Santo Tomé a orillas del rio Salado, hacia el extremo noroeste de la ciudad, en predios municipales, dónde se dispuso la construcción de un nuevo Barrio llamado “de emergencia”.

Una vez allí estos primeros habitantes lejos de su propio ambiente y en primitivas viviendas, lejos de sus lugares de trabajo y del centro urbano tuvieron que carecer de movilidad (no había transporte urbano hasta allí), de luz, de establecimientos educativos, de vigilancia policial efectiva. Además carecían también de agua potable.

Éste fue el comienzo de un barrio donde cundía el desánimo por no contar con los medios elementales para una vida ordenada y esperanzada. El resentimiento día a día se hacía carne en los forzados pioneros que allí residían.

A este sitio llegó Obra de Barrios abocándose inmediatamente a la promoción de esta incipiente comunidad. Como resultado de la primera gestión oficial de Obra de Barrios se instalaros seis canillas públicas.

Gracias a la apostólica idea del “Padre Rodriguez”, como todos lo llamaban, los colaboradores llegaban los fines de semana con alegría, elementos de juegos, alimentos, útiles, elementos para tejido, para costura y la catequesis portadora del Mensaje Evangélico y esperanzador para niños y adultos.

Esta institución según palabras de su fundador simplemente puso en ejecución el mandato del Señor: “Buscad primero, el reino de Dios y su justicia y lo demás os agregará por añadidura”Ésto bajo el lema:”El ruido no hace bien y el bien no hace ruido”

En el año 1956, consiguió una capilla de madera en la que se reunía a los niños para aprender a leer y escribir, enseñarles religión, normas de urbanidad e higiene, cantos patrióticos y religiosos y prácticas deportivas. También, señoras y jóvenes, concurrían al taller de costura en dónde se les facilitaba todo el material para la confección de prendas.

El Barrio toma el nombre de “Yapeyú” en 1956, debido a una leyenda de un cartel que proporcionaba la venta de terrenos particulares e indicaba que ahí, nacería una futura comunidad. La continua vista del cartel, determinó la denominación que concluyó registrándose en la Municipalidad.

En 1957, tramitó y logró la instalación de un puesto sanitario sobre la avenida principal, hoy convertido en el Centro Asistencial.

El 3 de octubre de dicho año, obtuvo la cesión en comodato, de la fracción de terreno que hoy ocupa el Complejo Ceferino Namuncurá.

Entre los años 1959 y 1961, “Obra de Barrios”, gestionó y logró la puesta en marcha de planes de vivienda de material, que aún existen en el barrio. En diversos períodos fueron sucediéndose planes similares, a cargo de la Dirección de Vivienda y Urbanismo y de la Municipalidad. Muchos pobladores de ranchos, fueron mejorando con modestas viviendas.

Entre 1961 y 1962, llegó la luz eléctrica., se iluminó la calle principal (hoy Avenida 12 de Octubre) y se hicieron las primeras instalaciones domiciliarias en casas ubicadas frente a la misma.

El Consejo General de Educación, construyó en ese periodo cuatro aulas precarias y la denominó “Escuela Provincial Nº 1109 Hipólito Irigoyen”.

Después de reiteradas gestiones, y gracias a la generosidad y visión de futuro del empresario Señor Vicente Rubino, se logra la entrada al barrio de la línea de colectivos Nº 15 “Ceferino Namuncurá”. En el año 1961, se instaló el destacamento policial y años mas tarde esta comisaría, Seccional Séptima, sería trasladada al Barrio San Agustín. El otrora puesto sanitario se transforma en Dispensario y luego Centro Asistencial. En el mismo año, un vecino, logró formar una junta vecinal con la que durante mucho tiempo sus dirigentes, promovieron el barrio mediante la organización de festivales y torneos deportivos.

El 1 de abril de 1962, marcó un hito importante para el progreso del barrio: la inauguración de la Escuela Primaria Nocturna Particular Incorporada Nº 159 para adolescentes y adultos y de la Escuela Nº 25 con los cursos: Carpintería, Corte, confección y Tejidos ambas con el nombre de "Ceferino Namuncurá".

El 9 de marzo de 1963 se entronizó la imagen de la Virgen de los Pobres traída desde Bélgica por el Padre Rodríguez.

Posteriormente por decreto 238/66, el 17 De enero de 1966 se crea la Escuela Técnica y en 1967 se inauguró el Jardín de Infantes Nº 215.

En el año 1967 se inaugura la Biblioteca pública “Misereor” dentro del Complejo Educativo Ceferino Namuncurá.

En el año 1973 se suma al Complejo Educativo "Ceferino Namuncurá" la Escuela Primaria Nº 225.

En el año 1967 se inaugura la Biblioteca pública “Misereor” dentro del Complejo Educativo Ceferino Namuncurá.

En el año 1973 se suma al Complejo Educativo “Ceferino Namuncurá” la Escuela Primaria Nº 225.

El 11 de mayo de 1975, tuvo lugar la inauguración y oficial habilitación de la Parroquia “Virgen de los Pobres”, coincidiendo con el 64 Aniversario del fallecimiento de Ceferino Namuncurá, bajo cuyo patrocinio se encuentra el Complejo Educativo.

El 31 de Agosto de 1980 se produjo la bendición —por parte del señor Arzobispo Monseñor Vicente Zaspe— del edificio Parroquial terminado. Su estructura exterior, simula un nido de hornero, pero el simbolismo verdadero, es el brazo derecho del Padre que se extiende sobre el hombro del Hijo que viene a visitarlo y a desahogar su corazón. En el atrio se halla emplazado un busto de Ceferino Namuncurá.

En el año 1992 fallece Monseñor Antonio Rodríguez. Es despedido multitudinariamente y con un profundo dolor por todo el barrio y las comunidades que nacieron bajo su obra apostólica. Sus restos descansan, por su propio pedido, en el atrio del templo parroquial.

En el año 2015, más precisamente un 4 de marzo, por decreto del señor Arzobispo Monseñor José María Arancedo, se nombra al Beato Ceferino Namuncurá como co-patrono de la parroquia que pasa a denominarse Parroquia Virgen de los Pobres y Beato Ceferino Namuncurá.

Setup Menus in Admin Panel

Ir a la barra de herramientas